Coproducciones y documentales chilenos marcan presencia en el festival de cine más grande de Latinoamérica

Este viernes 10 de junio inicia la 37º edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG) en México, evento que contará con la participación de dos coproducciones documentales en el marco del festival. Alis, dirigida por Nicolás van Hemelryck y Clare Weiskopf y producida en conjunto a Lise Lense, Alexandra Galvis y Radu Stancu, y La Picada, dirigida por Felipe Zúñiga y producida por Alejandra Vargas Carballo, Federico Lang y Alejo Crisóstomo. Además, el proyecto documental chileno, El plan de Miguel, dirigido por Pablo Stephens y producido por Cristián Hidalgo, asistirá al mercado del festival llamado Industria FICG.

Lorena Sánchez, directora internacional de ProChile, destaca el trabajo público-privado que hace posible la participación de Chile no sólo en el Festival de Guadalajara, sino en los diferentes circuitos priorizados para el sector audiovisual. “Las Industrias Creativas y Culturales Chilenas son un aporte a la diversificación y a la agregación de valor y calidad de nuestra oferta exportable y, desde ese punto de vista, son un foco prioritario para ProChile. A través de nuestras marcas sectoriales, CinemaChile y Chiledoc, hemos unido esfuerzos de promoción involucrando activamente a los diferentes gremios del sector y a las instituciones públicas con las cuales mantenemos una alianza estratégica, para complementar los apoyos que permitan financiar este tipo de participaciones”, enfatiza.

“La conexión entre el cine chileno y mexicano viene de una larga tradición. También el espacio que FIC Guadalajara ha otorgado a nuestra cinematografía, poniéndola en valor y potenciando su difusión. Hoy llegamos allí con dos películas documentales y un proyecto, que hablan de luchas sociales por la defensa del territorio, luchas políticas por la búsqueda de justicia, y juventudes marginalizadas que luchan internamente por encontrar esperanza. FIC Guadalajara es un lugar importante donde visibilizar esas luchas», comenta Paula Ossandón, directora de Chiledoc, iniciativa responsable de la promoción y difusión del sector documental chileno en el mundo.

Dos largometrajes documentales se presentarán como parte de la competencia oficial del festival. Alis es un viaje hacia la imaginación de adolescentes que vivieron en un ciclo de violencia en las calles de Bogotá y que hoy intentan quebrar, para con ello abrazar su futuro. Este documental estará presente en la competencia de Largometraje Iberoamericano Documental y el Premio Maguey, esta última, para producciones que difunden y promueven un cine enfocado en historias acompañadas de una orientación sexual abierta y diversa. Cabe destacar que Alis ha tenido un importante recorrido por algunos de los mercados y festivales más importantes del mundo como Berlinale, IDFA y, recientemente, Hot Docs en Canadá. «Tras años trabajando en la película, resulta increíble el reconocimiento de ser seleccionada en las dos competencias, por un lado, dentro del mundo del cine documental, y por otro, el reconocimiento al aporte de la película para la construcción de un mundo diverso en el que aceptamos y abrazamos la identidad propia y la de los demás», afirma Nicolás van Hemelryck, uno de sus directores.

Otra película que competirá por Largometraje Iberoamericano Documental es La Picada, documental que, además, tendrá su estreno mundial en este importante festival. «La posibilidad de estrenar en FICG acerca nuestra película a compradores y distribuidores que buscan cine regional y que conocen de primera mano su mercado potencial. Además, la fiesta del cine que se vive en Guadalajara durante el festival es un evento maravilloso que nos hace sentir en casa, siempre», comenta Alejo Crisóstomo, uno de sus productores. La película retrata a Rosmeri, la última habitante de La Picada, un pueblo de Costa Rica destruido por constantes erupciones de ceniza. El volcán más activo del país es su mejor amigo, y esa relación es el motor que la impulsa a resistir la presión de quienes le piden abandonar su casa.

Por último, El plan de Miguel, asistirá a Industria FICG, área del festival que apoya a películas en etapa de desarrollo. El proyecto retrata la historia de Miguel, un agente infiltrado de la Policía secreta de Pinochet que recluta niños con padres muertos o desaparecidos por el gobierno, para crear un grupo radical de izquierda armada y sabotear el proceso democrático que vive el país en 1988. «Hoy más que nunca las temáticas de DDHH, la participación de menores en grupos armados y la represión de estados autoritarios, se hacen ecos del pasado, y esta película se adentra en lo más profundo de estos tópicos» agrega su productor Cristián Hidalgo sobre el proyecto.

La participación de Chile en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara es organizada por Chiledoc, la marca sectorial del documental chileno, y financiada por ProChile.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.